Últimas noticias

Islas Galápagos: ¿Un laboratorio en el combate al cambio climático?

Stern es autor de un importante informe que en 2006 describió el cambio climático como un problema mundial no sólo ambiental sino económico.

La principal conclusión de su estudio apunta a que los beneficios de una respuesta temprana e inmediata frente al calentamiento global superan los costos económicos de la inacción.

Tras haber recorrido Galápagos, el experto británico advirtió que el cambio climático podría dañar o destruir el patrimonio que representan esas islas ecuatorianas para el mundo.

Stern dijo que el calentamiento global afectará la reproducción de las especies en el archipiélago, por ejemplo de las tortugas gigantes, cuyos huevos eclosionan según las temperaturas.

De otro lado, los crecientes números de visitantes y residentes en las Islas, así como el aumento de especies invasoras, podrían amplificar el impacto del cambio climático en Galápagos.

Según datos oficiales, 25.124 personas constaban como residentes en las Islas hasta 2010, frente a 9.785 registradas en 1990. De igual forma, el número de turistas creció de 20.000 anuales hace 30 años a la cifra actual de más de 170.000 por año.

"A medida que el número de personas que atienden a los visitantes vaya creciendo, la huella ecológica será alarmante", dijo Nicholas Stern, al enfatizar en la importancia de que ahora se discuta si se deben poner límites al ingreso de turistas a Galápagos.

En este marco, Stern destacó que las Islas han sido de enorme valor para el mundo, no solo por su biodiversidad única, sino también por ser "un lugar donde el mundo ha aprendido sobre el origen y evolución de las especies".

Y en la actualidad, cuando el planeta discute en torno al impacto del calentamiento global, Galápagos podría ser, a decir del experto, un referente mundial para comprender cómo especies podrían morir o trasladarse masivamente a consecuencia del cambio climático.

Modelo de desarrollo bajo en emisiones

El director de Conservación Internacional en Ecuador, Luis Suárez, coincidió en que Galápagos podría convertirse en un "gran laboratorio" para intentar un modelo de desarrollo bajo en carbono.

"En Galápagos podríamos pensar en un nuevo modelo de desarrollo que sea bajo en emisiones, con un sistema de energía totalmente limpia, sistemas de transporte no contaminantes, y un mejor manejo de las actividades de turismo y pesca", le dijo Suárez a BBC Mundo.

Esta aspiración requeriría que el archipiélago cambie sus esquemas de importación de combustibles desde Ecuador continental, así como el uso de energía termoeléctrica, hacia sistemas de producción de energías solar y eólica.

Suárez dijo estar conciente de que aquello implica tanto inversión como voluntad política de las autoridades, pero enfatizó en que "si hacemos el modelo bien en Galápagos, podríamos dar un gran mensaje al mundo".

Entre tanto, los expertos analizan de forma constante los efectos que tendría el cambio climático en Galápagos. Según el estudio Adaptándonos al Cambio Climático en las Islas Galápagos, publicado en 2011 por Conservación Internacional y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), el calentamiento global en el archipiélago incluiría aspectos como aumento de la temperatura ambiental, incremento de las lluvias y acidificación del océano.

Un turismo no masificado

El sector gubernamental ecuatoriano, por su parte, dice estar conciente de que se requieren acciones inmediatas para enfrentar los impactos que podría tener el cambio climático en Galápagos.

En el marco de la visita de Stern, la ministra ecuatoriana de Ambiente, Marcela Aguiñaga, señaló que, además de proyectos de cambio de matriz energética que se impulsan en las Islas, el gobierno envió a la Asamblea Nacional una propuesta de reforma legal.

Éste plantea un fortalecimiento de las políticas de control migratorio y de erradicación de especies invasoras, así como un nuevo modelo de visitas al archipiélago que promueva un tipo particular de turismo.

"No necesariamente un turismo de élite, pero sí un turismo no masificado hacia el archipiélago", dijo la ministra. Así, el turista que visite Galápagos por pocos días pagaría una tasa de ingreso más alta que aquel que permanezca en las Islas por varios días.

La propuesta legal está en su fase inicial de discusión, de la misma forma en que lo está la iniciativa de ambientalistas de convertir a Galápagos en un laboratorio en el combate al cambio climático.

En cualquier caso, Nicholas Stern ha repetido en Ecuador que en cuanto al calentamiento global "la acción es mucho más barata que la inacción".

 

Tomado de www.bbc.co.uk/mundo/ Artículo por Paúl Mena Erazo

Tarapoto, confines de una selva amable

Delirios: sirenas que habitan en espejos de agua. Alucinaciones: pequeños diablillos llamados chullachaquis, que deambulan camuflados entre los matorrales. Hipnosis: grillos perpetrando metálicos y lascivos sonidos en el fulgor de la noche. Fiebre: sueños que son parte de una realidad amazónica tremendamente ignorada, inconmensurable, misteriosa.

Aterrizamos en Tarapoto pasado el mediodía. El cuerpo lo siente y la mente lo intuye: será una experiencia distinta. A solo 15 minutos en auto se encuentra el hotel Puerto Palmeras, donde nos hospedaremos. Piscina, caballos, bicicletas, diversas actividades para niños y hasta su propio lago. Ya sea que busque tranquilidad o diversión, esta es sin duda una de las mejores alternativas para pernoctar en la llamada Ciudad de las Palmeras. Cerca de la Plaza Mayor visitamos el restaurante de fusión italiana y amazónica Chalet Venezia, donde también encontramos deliciosos panes por la mañana.

Al día siguiente salimos hacia Lago Lindo, a una hora de camino. La carretera está en perfectas condiciones, pero temerarios mototaxis y camiones parados en plena vía –que recogen papayas en la ruta– nos recuerdan que aún falta mucho por hacer. “Se debería gastar más en educación y menos en rompemuelles”, nos dice Carlos González, ineludible personaje afincado en estas tierras. Al volante, y con su imperioso pañuelo en la cabeza, el director de la Corporación Turística Amazónica nos muestra que más allá de ser un empresario, es un verdadero amante de Tarapoto.

En la ruta se suceden cultivos de arroz, tabaco y pastizales para el ganado. Un letrero que dice Puerto López, nos muestra el desvío a la izquierda para cruzar el río Huallaga. Allí, una embarcación nos llevará hasta la otra orilla, con camioneta y todo, por S/.10. El calor se vuelve envolvente, transformador, narcótico. La primera parada –ya del otro lado– es Limoncocha, otro de los apacibles lagos que Carlos se ha propuesto recuperar. Seguimos luego en ascenso y optamos por hacer a pie el último tramo del trayecto hasta Lago Lindo. Desde arriba se puede divisar nuestro destino final, con las esculturas en piedra de Jaime Obregón en el camino. Del otro lado observamos toda la belleza de la Laguna Azul. Tras 45 minutos de caminata llegamos finalmente al Tarapoto Bird Watchers Paradise.

Flashback. Apostados sobre una hamaca, sucumbimos sin oponer resistencia a lo ya dicho. Placenteros delirios y alucinaciones en un remoto paisaje. Lejos de la confusión y los engaños citadinos, el mundo al revés, con las puertas abiertas. Ese otro universo, que flota sobre espejos de agua y que nos muestra el cosmos en otra dimensión, en un entorno donde la naturaleza es el poderoso protagonista. Más allá: delicias meditativas y espirituales, Lago Lindo también ofrece al visitante una serie de placeres mortales: paseos en kayak, distendidos baños en el lago, una partida de billar, caminatas, tragos y comida regional, un cielo de mil tonalidades, sonidos inusuales, incursiones en bicicleta, avistamiento de una inimaginable flora y fauna, dilatadas conversaciones, personajes insospechados y la sensación de poder extender las horas más de 60 minutos.

DE PIEDRA Y AGUA
La ciudad de Lamas, a unos 20 km de Tarapoto, es conocida como la Cuna de la Ingenuidad y la Capital de la Inocencia Amazónica (esto ya no es una alucinación). Se dice que es la segunda ciudad fundada por los españoles en 1656, tras conquistar a los herederos de los chankas y los pocras que habitaban esa zona. Se trata de uno de los pueblos más antiguos de la Amazonía peruana, donde residen actualmente comunidades quechuahablantes, andino amazónicas, como la que visitamos en el pueblo de Wayku. Es un lugar para caminar con calma, disfrutando del gran patrimonio cultural, folclórico y turístico que ofrece. Obtenga una gran vista de todo este paraje desde el Mirador de la Cruz.

Una de las particularidades de Lamas es, sin duda, su castillo. Construido hace siete años por el italiano Nicola Felice, la excéntrica estructura recoge toda la influencia medieval europea. El recinto planea ser un lugar de trabajo e inspiración para pintores y escultores, con habitaciones a su disposición. Fungiendo, además, como una especie de centro cultural, la galería del castillo será inaugurada en Semana Santa con la muestra del pintor amazónico William Rengifo. Si está interesado en el arte local, le recomendamos ver la obra del artista Juan Luis Echenique, cuyos personajes pueblan muchas de las paredes de la Corporación Turística Amazónica.

Reservamos el último día de nuestra estancia en Tarapoto para conocer las cataratas de Ahuashiyacu. Tomamos la otrora carretera Marginal de la Selva hacia el norte y luego un desvío por la carretera que enlaza Tarapoto con Yurimaguas en tan solo 3 horas. Para su información, usted puede viajar deYurimaguasIquitos por vía fluvial, en tres días. Llegamos a las cataratas en solo 20 minutos. Ya en el lugar, se realiza una pequeña caminata hasta la parte alta, donde los visitantes suelen bañarse. Al sonido de la caída de agua se suma el de las aves endémicas. También podrá observar mariposas morpho y disfrutar de inspiradoras bebidas exóticas que lo animarán a salir por la noche.

 

Tomado de www.elcomercio.pe

Crean puesto de vigilancia para evitar encuentros violentos con nativos no contactados

Según la publicación en la web de Survival, debido a que los mashco-piros no contactados se están dejando ver cada vez con mayor frecuencia en las orillas de los ríos cercanos a la comunidad de Diamante, en Madre de Dios, las comunidades cercanas han decidido instalar un puesto de vigilancia para evitar un encuentro violento con los nativos.

Se supuso que los nativos estarían abandonando su hogar, en el Parque Nacional del Manú, debido a la tala ilegal dentro y alrededor del parque y a los vuelos a baja altura de los helicópteros de los cercanos proyectos petroleros.

Ya se han registrado ataques por parte de los nativos. Poco después de su avistamiento se informó que pequeños grupos de hombres mashco-piros habían lanzado flechas, como aviso, a los turistas y a las autoridades del parque. Y en noviembre del año pasado un residente de Diamante, Nicolás (Shaco) Flores, fue herido de muerte por una de ellas.

Debido a esto, la semana pasada la organización indígena Fenamad y los habitantes de la comunidad de Diamante acordaron construir el puesto de vigilancia, que estaría gestionado por los propios habitantes de la comunidad.

 

Tomado de www.elcomercio.pe

Denuncian caza, pesca y tala ilegal de madera en comunidad “Nuevo Libertad”

De otro lado, también dio a conocer que ha atendido al Apu de San Pablo quien ayer denunció que hay grupo de Israelitas que quieren dividir a una comunidad nativa en tres. “Acá hay mucha responsabilidad de parte de las autoridades de agricultura de Caballo-Cocha, yo hablaré directamente con el director para saber porqué actúan en contra de las comunidades nativas y su territorio. Hay mucha burocracia y donde hay burocracia entra la corrupción eso es lo que está pasando. “Los israelitas se creen una secta cercana a Dios pero de la forma como están actuando más parecen de una banda del diablo, no de Dios. Están quitando territorio que es de los indígenas” comentó el presidente de Orpio.Mientras que el presidente de Orpio Emerson Sandi, respondió que hará las gestiones en el menor tiempo posible porque saben que ni siquiera esos extractores de madera cuentan con documentos de autorización de alguna concesión o algo que se le parezca, por lo que no debe permitirse más su ingreso a dicha comunidad. “Recién se está viendo la modificatoria de la Ley de la Consulta Previa y acá viene gente a las comunidades a hacer lo que se les da la gana con los recursos naturales, eso no se puede permitir. Deben respetar los territorios ancestrales de nuestros hermanos, no sigan porque vamos a impulsar una gran lucha indígena para defender nuestra plataforma de lucha, hacer una sola fuerza para que no sigan haciendo esas extracciones ilegales” respondió Sandi.“El pueblo está muy indignado por ver la presencia de los explotadores ilegales, no solo sacan nuestra madera, nuestros peces, si no también cazan a nuestros animales para luego venderlos en la ciudad, están quitando el pan de la boca a nuestros hijos y eso está molestando mucho a los moradores, estamos avisando con tiempo a las autoridades para que tomen acciones y mañana más tarde no hayan problemas grandes por esa comunidad” explicó Gutiérrez.Así lo expresó el día de ayer el Apu Jorge Gutiérrez, de la mencionada comunidad ante el presidente de Orpio Emerson Sandi, para que como organización tome contacto con las autoridades competentes a fin que hagan operativos para acabar con los extractores ilegales.

 

Tomado de http://diariolaregion.com

Ucayali: las comunidades indígenas y el “buen vivir”

“Ahora hablamos de la relación recíproca y armónica entre el hombre y la naturaleza. Ahora en AIDESEP estamos comenzando a utilizar ‘comunidades autónomas y soberanas’ en reemplazo de ‘pueblos en aislamiento’, y ello tiene relación con el buen vivir”, agregó.Sobre el mismo tema, el consultor de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), Roger Muro, consideró que el “buen vivir” actualmente ya no tiene relación con el modelo de desarrollo que vive el mundo.“No es un concepto ni un sueño, sino una realidad que se aprecia dentro de nuestro territorio”, comentó.Por su parte, Miguel Tangoa Murayari, dirigente nativo de la provincia de Purús, consideró que el “buen vivir” en la práctica no es sino la interrelación del hombre con la naturaleza, respetándola.“En La Molina es tener un buen carro, comer KFC. En Pucallpa es tener una motocicleta. En las comunidades indígenas pude ser comer bien”, sostuvo durante su ponencia.El especialista en antropología Amazónica de la Asociación Peruana para la Conservación de la Naturaleza  (APECO), Klaus Rummenhoeller, consideró que “buen vivir” o “vivir bien” es un concepto socialmente determinado al lugar en que se utiliza.

Por Luis Santolalla Huerto (@luissantolalla)

Tomado de www.larepublica.pe

Más artículos...

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 Próximo > Fin >>